josé carlos se quema


furaffinity

Anuncios

¿Hay algún tonto allí arriba?

Perdón si la pregunta es extraña, pero voy a intentar explicar este pensamiento al que llevo dando vueltas desde anoche.

La situación sucedió después de comer, intentando darle algo de cenar a nuestra nueva tortuga (la cual ya debería de haber presentado mediante el correspondiente cómic, pero se me ha hecho tarde).
La cosa no debería de ser tan difícil, tan solo tengo que coger un camarón de su comida y ponérselo delante para ver como se mueve y se lo come.
Dicho y hecho, el camarón una vez en el agua, cogió una “corriente marina” que lo llevó de una forma graciosa hasta la boca de Don José (que así se llama el bicho). Después del cómico momento, la tortuga tan solo tenía que abrir la boca y tragar, pero como ya parece que a lo largo de varios días ha quedado demostrado, nuestra tortuga es retra.
Cada vez que va a pegarle un mordisco a algo falla y se lo mete en el hombro…
Como esa no era mi intención, pensé una manera de quitarle el bicho sin hacerle daño cuando, tonto de mí, se me ocurrió cogerla y menearla un poco por su propio peso… ¡Pues va a ser que no! Al final la tuve que coger bien cogida y quitárselo con la mano, pero no os podeis imaginar la carrera que se pegó hasta su palmera de plástico cuando la solté.

En fín, que de aquí viene mi pregunta: si, al igual que le pasa a la tortuga, que tiene un ser “superior” (mas en tamaño que en otra cosa), a su cargo, pero que es tonto y lo único que hace es pegarle sustos, tendremos nosotros algo parecido.
Algo que cuando tenemos un problema, nos intenta ayudar con todo su cariño pero que no sabe como hacerlo bien y al final siempre termina causándonos más problemas…
No me refiero a alguien tan directo como con nosotros y la tortuga, que si le ponemos el agua demasiado fría se nos pone a hibernar o si se la ponemos demasiado caliente corre hacia su rampa; sino alguien que si ve que tenemos calor nos pone una ráfaga de aire que (sin ser su intención) hace que una hoja nos entre de golpe en un ojo.

Opino que si este fuese el caso, no deberíamos ir pensando que tenemos tan mala suerte en la vida, sino que siempre tenemos alguien ahí que intenta cuidar de nosotros