depresión post-vacacional

Acabo de terminar de vaciar la maleta… Haciendo un esfuerzo sobrehumano (más mental, que físico), he ido sacando cada recuerdo de ésta para ir colocando cada uno en su rutina.

Una montaña de ropa para la lavadora, con el aroma a playa impregnado en ella, me vuelve a llevar al rompeolas con el que acabo de soñar. Guardo el gel y el champú, los regalos de mi cumpleaños que van a ser custodiados por mis nuevos compañeros Sal y Chichón (mis dos patitos fueron bautizados), los condones que (milagrosamente) han regresado y las zapatillas que aún llevan arena volcánica en las suelas.

Va a venir muy bien esta semana santa antes de volver a la rutina del trabajo y del curso, aunque me parece a mi que va a ser el año que menos procesiones voy a ver… necesito dormir.

Ha sido una semana muy buena y va a ser una semana muy difícil de olvidar, sobretodo si tenemos en cuenta que aún mantengo los recuerdos de mi viaje a Salou de 4º de ESO.

Ahora miro mis feeds, el correo, las “populares de la semana” de menéame, agrego a los nuevos amigos, veo que se ha descargado el ordenador con mi padre al frente… En fin, vuelvo a la rutina. Es agradable ver como se puede estar una semana completa sin contacto informático. Tambien quiero guardar las fotos y mañana veré que ha pasado en furaffinity… ¡ey! os dejo, que estoy oliendo la cena de mi madre ¡Hoy por fin comeré bien!

Anuncios

Un comentario en “depresión post-vacacional

  1. Menos mal que hay cosas por las que merece la pena volver a casa… Como todos vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s