copias de seguridad


furaffinity

Anuncios

pérdidas en san valentín

Acaba otro San Valentín más y he descubierto que es era (ahora os explico por qué) un día mucho más importante para mí, que actualmente no estoy enamorado de ninguna persona, que para mucha gente que sí tiene pareja.

Es un día que, pese a que nunca he compartido con nadie, me encanta. Dejemos de lado las comercializaciones que se puedan hacer con él. No regales nada si no quieres, de acuerdo. También estoy de acuerdo en que el estar enamorado no es algo que se deba de demostrar un solo día del calendario. Pero, sin embargo, pienso que el mismo beso de todos los días o la misma caricia, adquieren un carácter “mágico” éste día…

Pero bueno, todo eso quedó atrás, pues el día de San Valentín ha quedado para mí marcado con la mancha de la pérdida. Siento comunicaros que, el día de ayer, nuestra compañera más antigua de piso, perdió su vida estando en mis manos…
Como supongo que todos sabréis, estoy hablando de la bombona de butano. Fiel compañera durante los cuatro años que llevo viviendo aquí, siempre estuvo con nosotros.
Sé que su relación conmigo no era tan cercana como la que tenía con José Carlos y José Javier, pero tuvimos nuestros momentos. Nunca me dejó de lado ni una sola vez, siempre que necesitaba de su ayuda ella estaba allí, en el hornillo de la cocina. Un lugar sucio y frío (espiritualmente hablando, que es un horno al fin y al cabo) de donde ella nunca intentó escapar.
Jamás olvidaré nuestra relación cuando el microondas cayó en coma durante unas semanas: Tuvo el doble de trabajo y nunca cayó infatigada… hasta ayer.

Solamente nos queda hablar con Jesús* para que algún dia lleguemos a tener alguna bombona, al menos, la milésima parte de fiel que ésta.

Adiós amiga, te recordaré los próximos San Valentines

*Jesús es nuestro portero, pero me encanta que parezca que cada vez que le pedimos algo es que estamos rezando.